Microsoft Surface 3 en análisis, cuando un producto se hace con cariño

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Surface 3 diseño

Otro año más Microsoft ha planteado una estrategia parecida, sino idéntica, a la que hemos tenido en los tres últimos años en el sector de tablets con Windows 8 y 8.1. Dos modelos, Surface 3 y Surface Pro 3, se encuentran a día de hoy en el mercado como principales lanzas de la compañía de Redmond. La primera de ellas, la más reciente, ha pasado por nuestro banco de pruebas, aunque ya os adelantamos en su momento unas primeras impresiones con el producto.

¿Una Tablet con teclado?¿ Un convertible?, o mejor, ¿un verdadero sustituto de un portátil? Es justo lo que pretendo comprobar con este análisis, una reseña de todos y cada uno de los apartados que al consumidor medio le importan y que al final del texto, le ayuden a entender si es precisamente lo que estaba buscando.

Diseño y pantalla de Surface 3, estrenando nuevo formato

Surface Pro 3 ha marcado una línea que tanto a consumidores como al propio fabricante ha acabado por convencer. En primer lugar, su diseño, sigue contanto con unos colores metalizados, con materiales de primer nivel y que distancian a la gama Surface de sus principales rivales Android o Windows.

Este año, la gente de Redmond ha conseguido reducir en buena parte el peso de sus dos últimos productos con Windows RT, Surface RT y Surface 2, las cuales pese a no competir tan directamente como otros dispositivos en la gama tablet a simple vista, estaba claro que su peso les distanciaba demasiado de la competencia. 622 gramos es el peso actual, y si, la mejora es apreciable, pero en el día a día sigue siendo un producto demasiado pesado para una experiencia “agradable” moviendo y elevando el producto de un lado a otro mientras vemos un vídeo, leemos un documento o simplemente navegamos por la web.

Pantalla Surface 3

El soporte trasera en forma de pestaña, también llamado kickstand, ha aprendido de las limitaciones del curso pasado, y ha sido añadida una nueva posición para facilitar su uso. Ahora cuenta con 3 ángulos en los cuales posicionar la Surface 3. Mejorado con respecto al curso pasado, pero insuficiente si referenciamos al modelo Surface Pro 3, cuya flexibilidad en kickstand es sencillamente estupenda, dificil de mejorar a día de hoy, y sin lo cual un servidor no ha acabado de acostumbrarse a dejar de lado cuando analizo otros modelos tablet.

En cuanto a su pantalla, todo son buenas noticias. Resolución Full HD Plus, aunque las dimensiones de su pantalla, 10,8 pulgadas, son significativamente inferiores a las de su hermano mayor, y superior al modelo anterior. El formato adoptado, 3:2, respecto al 16:9, es en mi opinión todo un acierto, un formato adoptado por productos como iPad desde sus inicios y que para consumo de contenido web, documentos o incluso imágenes, se ve muy favorecido. Bien es cierto que hay sacrificios, como en el caso de los vídeos, y es que donde antes nos veíamos ningun tipo de margen inferior o superior en tono oscuro alrededor del vídeo, ahora tenderemos a verlo con más regularidad.

Teclado Surface 3

En la experiencia se nota, no tanto el pequño aumento de pulgadas comparado con Surface 2, sino el diseño mucho más cuadriculado de su pantalla, y la cantidad de información que podremos ver en una simple vista de la web. Es mucho más cómodo para consumir gran parte de los formatos de contenido, y un paso adelante que otros fabricantes como Samsung también están incluyendo en sus productos tablet.

Su resolución, ángulos de visión, la nitidez de los iconos, de los pequeños detalles de su interfaz y a la hora de reproducir vídeo, son extraordinarios. Cuando encendemos su pantalla y jugamos un rato con ello, nos daremos muy rápido cuenta de que es un panel de calidad, como pocos he podido ver en un modelo tablet, a la altura de Surface Pro 3 sin duda alguna, aunque Surface 2 ya hacía alarde de un gran apartado en este sentido.

Rendimiento

A día de hoy, hablar de un producto Surface es referirnos a productividad, a creación de contenido, ya sea con documentos web, de texto, imágenes, edición de vídeo, y otras tantas tareas que se nos puedan ocurrir. Están llamados a ser sustitutos de nuestros portátiles, no por nada en la presentación de Surface Pro 3, Panos Panay dejó caer algo así como que sabía que se habían equivocado con su anterior modelo cuando todos los asistentes al evento aún escribían desde un portátil Macbook. Y he aquí el quiz de la cuestión.

Surface 3 Microsoft desde arriba

¿Puede Surface 3 con un procesador Intel Atom y 2GB de RAM darnos el mismo rendimiento que un portátil del mismo precio, o algo inferior? En mi experiencia con programas de peso como FL Studio, Photoshop y algunos editores de vídeo, el rendimiento queda unos segundos por detrás del modelo básico de Surface Pro 3. Abrir y cerrar este tipo de aplicaciones, editar contenido y previsualizar los cambios suelen ser tareas pesadas, y aunque es posible tener una experiencia “correcta”, echo en falta un plus de velocidad y procesado en más ocasiones de las que me gustaría, y eso en el día a día de una persona que se dedique en su totalidad a estas tareas, es insuficiente.

No obstante, en lo que se refiere a navegación web, reproducción de vídeos hasta 1080p, edición básica de imágenes y manejarnos con cualquier aplicación de la tienda Windows Store no será problema en absoluto para este modelo, lejos de cualquier duda. A nivel de mover varias aplicaciones de reproducción de vídeo al mismo tiempo, es cierto que se aprecia una congelación de uno de los vídeos mientras recarga en el buffer pero es una tarea que dudo realizamos demasiado a diario, al menos el común de los consumidores.

Adiós a Windows RT, esperando Windows 10

Además de la pantalla, de la posición adicional del kickstand o incluso de su precio, como veremos más adelante en este análisis, el cambio que pienso más significativo es el salto de Windows RT a Windows Pro, sin duda. Abrir aplicaciones Win 32, clásicas, las de escritorio de toda la vida, así como poder actualizar el día de mañana a Windows 10 al completo, y no por partes como se supone hará Microsoft con Windows RT, son causas de peso para alegrarnos de la muerte de Windows RT, una plataforma que jamás llegó a funcionar.

Surface 3 Windows 8

He comentado que a mi parecer, la llegada de Surface 3 con Windows 8.1 es un error de estrategia. De acuerdo, aún queda algún tiempo hasta que Windows 10 vea la luz de forma definitivia y oficial y quizás los planes de Microsoft requerían de mayor urgencia en lo que se refiere a sus productos, pero personalmente, tras poder probar Windows 10 frente a Windows 8.1 en Surface Pro 3, no hay color. Las diferencias son abismales, y su uso, como la noche y el día.

Surface 3 con Windows 8.1 nos da una experiencia a la que hemos estado acostumbrados durante estos últimos años, nada destacado, pero con Windows 10… con Windows 10 la experiencia puede ser completamente diferente, mucho mejor adaptada a uso tablet, escritorio o todo a la vez, y eso es algo para lo que la versión actual de Windows no está pensada, y se nota.

Pen, teclado y conectividad en una Surface 3

Lo hemos visto en un artículo aparte, al detalle, pero no quiero perder la ocasión para remarcar la importancia de un accesorio como el Surface Pen. No es necesario, no es ni mucho menos obligatorio para el consumidor medio, pero aporta valor, calidad y nos da pistas de cuál es la senda de Microsoft en los próximos años, donde la calidad y la experiencia de sus productos pesen más que hacer número, aunque una cosa acabe acompañando a la otra.

Surface Pen con Type Cover

Surface 3 está perfectamente adaptada a su uso, con un kickstand que ya es una parte obligada en toda tablet que miro hoy en el mercado, y que finalmente sólo Surface acaba teniendo. Su teclado, Type Cover, es un excelente acompañante en general, con teclas grandes, cómodas de pulsar y que nos permitirán escribir largas horas sin notar apenas cansancio.

Pero su touchpad, esa parte “táctil” que pretende sustituir al clásico ratón, es insuficiente en la experiencia diaria. No es que funcione de forma poco fluída, ni tampoco que los gestos sean escasos, es simplemente que las dimensiones no permiten movernos con comodidad por esta parte del teclado, y tenderemos a salirnos del touchpad o encontrarnos algo más incómodos con nuestra mano que en otros soportes como los de Macbook y otros portátiles. Es la tarea pendiente de Microsoft en este sentido, personalmente creo que ayudaría muchísimo a la gama Surface en dar un nuevo mordisco a los portátiles más ligeros y novedosos del momento.

Surface 3 de Microsoft

Y para finalizar su conectividad. Hablar de tablets Android puede hacernos pensar en puertos para microSD, por ejemplo, pero fuera de estos modelos, es raro, muy raro, ver estas entradas en modelos actuales. Surface 3 llega equipada con un USB 3.0 completo, entrada para microSD, nuevo puerto micro-USB para rellenar la bateria del producto con el mismo cargador que el móvil, así como 64 GB de almacenamiento y Mini DisplayPort.

Es el toque diferenciador con una tablet al uso, la seña de identidad que anuncia un modelo hecho para la productividad. Frente al nuevo Macbook de Apple, con un sólo puerto Type-C, esta Surface 3 puede ser tachada de continuista, al no apostar por tecnologías más novedosas, pero a día de hoy, el consumidor medio estará mucho más del lado de Microsoft que de Cupertino, con las clásicas entradas para almacenamiento disponibles en todo momento sin necesidad de adaptadores, un seguro de vida vaya.

Conclusiones

83

La gama Surface sigue conquistando corazones con esta Surface 3. Se han corregido errores del pasado, de forma notable todo sea dicho, y el producto actual es excelente, de calidad, una apuesta rotunda por este mercado. La cuestión es, ¿cuál es exactamente su mercado? La misma tesitura de Surface Pro 3 recibe ahora su hermana pequeña, ambos modelos con una calidad de sobra, que pueden ser transportadas con una facilidad pasmosas de un lado a otro, pero que acaban encontrándose en un punto medio de incertidumbre entre portatil y tablet.

Surface 3 banco

Ni el mejor portátil ni el mejor tablet, una mezcla de ambos. Para muchos usuarios será la apuesta ideal, donde sacrificar de un lado y de otro acaban haciendo la mejor combinación posible, para otros, los que quieran el mejor producto de un solo mercado, encontrarán las apuestas de Apple y de otros fabricantes como Sony o Dell más cercanas a sus exigencias.

Pantalla, materiales, diseño y formato, conectividad y comodidad de uso, y rendimiento para el usuario medio. Claves que a día de hoy pocos productos con Windows pueden agrupar, y que hacen de esta Surface 3 un modelo exquisito. Windows 10 será el mejor traje a un producto casi perfecto, que tiene que seguir mejorando en dimensiones, sin duda, pero que acabará por satisfacer a un amplio sector de usuarios, y eso, con la gran variedad de productos que hay a día de hoy en el mercado, es un fuerte aplauso para Microsoft.

Puntos positivos de Surface 3

  • Pantalla. De gran calidad, tanto por su detalle, como ángulos de visión, brillo y colores. Un panel de categoría, a la altura de los mejores productos.

  • Comodidad de uso. El kickstand o soporte trasero es un gran valedor de la gama Surface. Imposible concebir un producto tablet sin esta herramienta tras su uso. Su teclado, ideal en dimensiones y funcionamiento general.

  • Versatilidad. Ser una tablet y un portátil no es fácil, Surface 3 se acerca a lo mejor de un convertible “asequible”, y logra hacernos olvidar, por momentos, nuestras respectivos portátiles y pantallas para consumir contenido.

Surface 3 type cover

Puntos negativos de Surface 3

  • Peso. Es el portátil más ligero, pero una de las tablets más pesadas. Seguir mejorando en reducir los cuartos traseros a la gama Surface es todo un desafío y, de conseguirlo, Microsoft podría encontrar un mercado a sus pies.

  • Windows 8.1. A esperas de la versión definitiva de Windows 10, esta versión sigue siendo un lastre para productos convertibles. Decisión errónea por parte de Microsoft haber lanzado este producto en este momento del curso.

  • Precio. 600 euros sin teclado es un valor “importante”, la competencia en tablets dicta precios más bajos, y el consumidor tiende a buscar lo mejor de lo mejor a este nivel. Es un gran producto, pero deja de lado la gama “asequible” que los Surface con Windows RT habían venido marcando.

Archivado en Análisis, Surface, Surface 3
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion