Lenovo Yoga 900, nuestro análisis a uno de los convertibles más potentes del mercado

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Convertible de alta gama de Lenovo

Fue en 2014 cuando Lenovo nos presentó el Yoga 3 Pro, su equipo más avanzado y delgado hasta ese momento. Con un panel de alta resolución en un equipo delgado y unas bisagras únicas de estilo correa nos impresionó a todos. Sin embargo, el equipo adolecía de una relativa falta de autonomía y de rendimiento.

Con un increíble diseño, el equipo ofrecía una buenísima experiencia en portabilidad y facilidad en su uso, a pesar de ello, el hecho de que dispusiera en su interior del procesador Intel Core M intuíamos que no sería el adecuado para usuarios más avanzados.

Lenovo ha tenido en cuenta estos aspectos a la hora de crear su última propuesta, Lenovo Yoga 900. La idea es la misma, ya que se mantienen las bisagras y el diseño, eso sí, esta vez su procesador es más potente y ofrece una autonomía mayor. ¿Quieres conocerlo más a fondo? Pues te invito a que pinches en el siguiente vídeo.

Análisis en vídeo

Diseño y dimensiones

Con el primer vistazo al Lenovo Yoga 900 es indudable el parecido a ciertos equipos de la manzana mordida, aunque bien es cierto que ya son muchos los fabricantes que apuestan por materiales metálicos para sus equipos de alta gama. Lenovo ha querido revestir en este caso a su convertible con una aleación de magnesio tanto en su carcasa posterior como inferior. En la misma podemos leer la denominación de su gama más famosa, Yoga, y en un lado y en un tamaño inferior el nombre del fabricante.

Para su interior, el material elegido ha sido un plástico premium de cierta imitación al cuero. Su versatilidad como convertible se debe sin duda a esas mágicas bisagras, concretamente seis, que además ofrecen un buenísimo comportamiento, las cuales permiten colocar el portátil en diferentes posiciones, tales como portátil, tienda, kiosko y tableta.

La parte negativa es que para potenciar el equipo han tenido que retocar su diseño, ya que a diferencia del anterior modelo éste es más pesado y grueso. Aún así considero que es un equipo delgado, ya que a penas supera los dieciséis milímetros en el lado más ancho. Su peso tampoco es excesivo, 1,3 Kg, eso sí, no facilita su uso como tableta.

Bisagras

Pantalla y sonido

El fabricante en este sentido ha querido mantener las buenas sensaciones de su predecesor manteniendo el tamaño, 13,3 pulgadas con tecnología IPS, y la misma resolución, 3200 x 1200 píxeles. El resultado es una fantástica pantalla, ya que ofrece una gran nitidez y calidad, gracias a unos amplios ángulos de visión y unos colores reales pero que a la vez dan la sensación de viveza. En cuanto al nivel de brillo se queda en los 283 nits, un nivel inferior respecto a sus principales rivales.

Sus altavoces son estéreo con tecnología Dolby Home Theater, los cuales están situados en la parte inferior del equipo, con lo que eso supone. La calidad de los mismos es excelente, e incluso con el volumen al máximo no pierden distorsión.

Rendimiento, autonomía y conectividad

Que el grosor del nuevo convertible de Lenovo haya aumentado no ha sido en balde, y sus razones radican en este apartado. El primero, el procesador, ya que supone un gran salto respecto a su predecesor al montar un Skylake Intel Core i7-6500U. El mismo ofrece un buen resultado en los test realizados, destacando los 4982 que marcó en Geekbench 3, que lo sitúa en el promedio de equipos de similares características.

Su rendimiento es óptimo para tareas como navegar por internet, utilizar el paquete de Office y aplicaciones de la tienda o incluso con programas un poco más exigentes como Adobe Photoshop CC, es decir, un equipo idóneo para un usuario medio.

Para poner a prueba la SSD realicé un duplicado de casi cinco gigas de archivos mixtos, acción que realizó en tan solo 26 segundos. Respecto a su gráfica integrada, es una Intel HD Graphics 520, que confirma que no es un equipo para jugones, eso sí, es más que suficiente para un usuario medio y jugar a los numerosos juegos que ofrece la tienda de aplicaciones.

Diseño Lenovo

El nuevo ventilador de aleación metálica y situado tras las bisagras, es según Lenovo un 66% más eficiente en cuanto a la capacidad de enfriamiento con respecto al modelo anterior. Sin embargo, en numerosos momentos es notable su ruido. En cuanto al software, el Lenovo Yoga 900 viene de serie con Windows 10, la última plataforma de Microsoft. La experiencia con la misma ha sido muy positiva, tanto en el modo escritorio, como en el modo tableta.

La segunda gran razón está también en la autonomía, uno de los principales desventajas del Yoga 3 Pro. En el nuevo convertible el fabricante ha incluido una batería de litio de cuatro células, que vendrían a ofrecer según Lenovo hasta nueve horas de autonomía. Sin embargo, durante estos días de revisión no superó dichas expectativas, pero sí superó holgadamente las ocho horas. Un buen registro, pero lejos de convertibles rivales. Finalmente, como conectividad cuenta con dos puertos USB 3.0, otro USB 2.0 y otro USB-C, así como ranura para tarjeta SD, WiFi 802.11 ac Dual Band y Bluetooth 4.0.

Teclado y touchpad

En su papel como portátil nos fijamos ahora en su teclado, el cual introduce cambios respecto a la edición anterior. En este caso Lenovo ha querido incorporar en el teclado del Yoga 900 esa fila de teclas de función. Las mismas sirven además de accesos rápidos a funciones como volumen, brillo, activar el modo avión e incluso poder cerrar ventanas. El único aspecto negativo en este sentido es la situación de la columna especial de teclas, ya que esta reubicación perjudican el tamaño de las teclas delete e intro. A pesar de ello, es fácil acostumbrarse.

En la pruebas de mecanografía utilizado este teclado me he quedado entre las setenta y ochenta palabras por minuto. En este sentido el mismo se siente sólido y es cómodo de usar, gracias posiblemente al recorrido que ofrecen sus teclas, que son 1,1 milímetro. Por último, destacar el touchpad que acompaña al mismo, el cual tienen un tamaño quizá adecuado, pero que hubiese agradecido si fuese un poco más grande. El principal aspecto negativo del mismo es la llamativa mancha que aparece tras unos días de uso.

Pantalla

Opiniones finales

80

Teniendo en cuenta que estamos ante un convertible de alta gama su precio no podía ser menos, ya que lo podemos encontrar en Amazon desde 1.436,11 euros, así como en Ebay por 1549 euros. Un precio que personalmente considero elevado, a pesar de ofrecer unas buenísimas prestaciones, tales como un buen rendimiento, una fantástica pantalla y unas sensacionales bisagras.

La parte positiva, es que Lenovo ofrece versiones del mismo dispositivo con un precio más económico, eso sí, con prestaciones inferiores. Aún así este pack dos en uno de Lenovo es a día de hoy de las mejores opciones del mercado, con el que el fabricante pretende seguir luchando en una cada vez más encarnizada lucha en el segmento de los convertibles.

Archivado en Lenovo, Lenovo Yoga 900
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

Otras webs de Difoosion