Analizamos el ultrabook Lenovo Yoga 11S

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Lenovo-Yoga-11S-moto-tableta

Puede que alguno de vosotros tenga pensado comprar un ultrabook dentro de poco y esté mirando diferentes modelos. En WinPhone metro haremos un análisis del Lenovo Yoga 11S, un dispositivo que en líneas generales me pareció interesante, con un tamaño que lo hace bastante práctico. Además, gracias a su pantalla táctil se puede usar en modo tableta. En este análisis hablaré de los diferentes aspectos, tanto a nivel de hardware como de materiales y rendimiento entre otras cosas. En el caso de que necesitéis una tableta os puede interesar la serie Miix 2, también de Lenovo.

Primeras impresiones

Lo primero que llama la atención del Lenovo Yoga 11S al sacarlo de la caja es su tamaño, aspecto muy importante de un ultrabook ya que están pensados para trasportarlos fácilmente. Una vez lo tienes en tus manos no se siente pesado, estamos hablando de 1,40 kg. Su pantalla de 11,6 pulgadas tiene un tamaño para mí ideal y se ve muy bien, aunque más tarde hablaremos de este apartado.

A simple vista antes de tenerlo en mis manos parecía de aluminio, pero cuando lo tocas te das cuenta de que es completamente de plástico. Al abrirlo cambia totalmente su color, es totalmente negro pero el plástico tiene un tacto diferente, como rugoso y esto lo hace antideslizante.

El cargador que viene en la caja no es muy grande, digamos que tiene el tamaño normal en este tipo de dispositivos. El cable es bastante largo, por lo que no tendremos ningún problema si la toma de corriente nos pilla algo lejos.

Lenovo-Yoga-11S-teclado

Especificaciones

Especificaciones Lenovo Yoga 11S
Pantalla Táctil de 11,6 pulgadas HD LED, resolución 1366 x 768, 10 puntos táctiles
Procesador Intel Core i3-3229Y a 1,4 Ghz y 2 núcleos
GPU Intel HD 4000
RAM 4 GB DDR3L a 1600 Mhz
Capacidad de almacenamiento 128 GB SSD
Lector de tarjetas Soporta tarjetas SD (Secure Digital) y MMC (MultiMediaCard)
Conectividad Wi-Fi Realtek RTL8723AS b/g/n, Bluetooth opcional, 1 puerto USB 2.0, 1 puerto USB 3.0, HDMI, jack 3,5 mm para auriculares, 1 puerto Ethernet
Cámara Cámara frontal HD con grabación a 720p
Batería 4 celdas
Peso 1,4 Kg

Aspecto físico

Como ya comenté en mis primeras impresiones el tamaño me pareció correcto, lo que se espera de un ultrabook. Me decepcionó un poco el que fuera completamente de plástico, me esperaba algo más de calidad en los materiales, aunque las bisagras que sostienen la pantalla son de aluminio.

Tiene un aspecto elegante, cuando lo tocas y notas que es de plástico piensas que podrían haberlo hecho totalmente de aluminio. Esto le daría un toque más premium, puede que no eligieran este material para no aumentar más su peso y poderlo sacar a un precio más asequible. Tiene una cámara frontal que graba en resolución HD, cumple más que de sobra para hacer videollamadas.

Lenovo-Yoga-11S-cerrado

En la parte izquierda tiene un conector jack de 3,5 mm para auriculares, un puerto USB 3.0, una salida HDMI, el altavoz izquierdo y botón de volumen.

Lenovo-Yoga-11S-izquierda

En su parte derecha nos encontramos el otro altavoz, un puerto USB 2.0, una ranura para tarjetas SD y MMC y el conector para conectarlo a la toma eléctrica.

Lenovo-Yoga-11S-derecha

Hardware y rendimiento

El hardware que lleva en su interior me pareció bastante equilibrado, mueve Windows 8.1 perfectamente gracias a su procesador Intel Core i3 de dos núcleos, su gráfica Intel HD 4000 y los 4 GB de memoria RAM. Para el almacenamiento interno Lenovo instaló un SSD de 128 GB que se nota bastante a la hora de abrir aplicaciones o cargar el sistema operativo.

Lenovo-Yoga-11S-test-ssd

En la captura de la izquierda podéis ver el test que le hice al SSD con la aplicación CrytalDiskMark versión 64 bits. La velocidad de lectura es muy buena, superior a la de un disco duro, aunque la de escritura me pareció bastante baja si la comparamos con otros SSD. Las aplicaciones con interfaz Modern UI no suelen ser muy pesadas, cuando ejecutaba una se abría prácticamente al instante.

Todas las pruebas se hicieron con el equipo actualizado a Windows 8.1, me hubiera gustado probarlo con el Update 1 para ver si mejoraba algo. En general es un equipo bastante rápido, nos permite trabajar con varias aplicaciones abiertas sin ningún problema. Mientras no estaba haciendo ninguna tarea que requiera un uso intensivo del procesador, el Lenovo Yoga 11S no hacía ningún ruido. Pero en cuanto visualizaba por ejemplo un vídeo de YouTube a 720p o 1080p el ventilador empezaba a sonar, no es un ruido molesto pero perfectamente audible.

En el apartado de juegos estuve probando el Diablo 3, era perfectamente jugable a la resolución nativa de la pantalla, pero al poner los detalles gráficos al máximo se notaba que la tasa de fps era bastante baja, realmente se hacía molesto jugar así. Por lo que al final tuve que optar por poner algunos efectos en calidad media y otros en baja. De todos modos un ultrabook no es un dispositivo pensado para jugar, por lo que esta prueba realmente no la tuve en cuenta en la valoración final.

Lenovo-Yoga-11S-lateral

El Lenovo Yoga 11S va muy bien para lo que está pensado, ver páginas web, tareas de ofimática, reproducción de vídeo, música, etc. Además al ser un equipo pequeño lo podemos llevar a cualquier sitio, ocupa muy poco espacio. Si necesitamos conectarlo a un monitor o televisión podemos hacerlo gracias al puerto HDMI que tiene.

Pantalla

Estamos hablando de una pantalla de 11,6 pulgadas y una resolución 1366 x 768, por lo que no estamos delante de una pantalla FULL HD. Es de tecnología LED y se ve realmente bien, tampoco se echa en falta una mayor resolución. Es táctil y soporta 10 puntos, bastante sensible al tacto, muy cómoda si la usamos como si fuera una tableta. Tiene una cámara frontal que graba vídeo a 720p, perfecta para videollamadas. Lo que no me gustó fue el brillo, cual fue mi sorpresa que ya estaba al máximo, si lo ponía por la mitad no se veía apenas nada, si le daba el sol directamente era imposible de ver algo.

Lenovo-Yoga-11S-cabecera

Al final, estuviera en un sitio abierto dándole luz del sol o bien en interiores con luz natural, siempre tenía que tener el brillo al máximo. Esto sin duda repercute en la duración de la batería. Algo que me gustó mucho es el poder dar la vuelta a la pantalla y así usarla en modo tableta, esto me pareció interesante, aunque debido al peso que tiene no está pensado para usarlo mucho tiempo de esta forma.

Lenovo-Yoga-11S-abierto

Sonido

La calidad del sonido es buena pero mejorable, para los más exigentes quizás no de la talla. Sus altavoces no tienen mucha potencia, en un sitio cerrado le tenía que dar prácticamente el 75% del volumen máximo, por lo que deduzco que estando en un sitio algo abierto y con ruido de fondo no se escucharía apenas, siendo casi imposible por ejemplo escuchar las voces en un vídeo. Tendríamos que acabar usando unos auriculares.

Batería

Lenovo-Yoga-11S-bateria

La batería es de 4 celdas, el fabricante no especificó en la documentación que había en la caja su capacidad. En la captura que realicé se puede ver que con un 99% y sin hacer nada, simplemente estaba en el escritorio y con el Wi-Fi activado, me marcaba 7 horas 8 minutos. Cuando lo vi me pareció una buena duración, el problema fue cuando empecé a instalar algunas aplicaciones, ver vídeos, navegación web y probar algunos juegos unos minutos. La duración cayó en picado, en unas 4 horas y medía ya me pedía que la pusiera a cargar. Tuve que cargar algunos días la batería hasta dos veces, por lo que al menos a mí no me dura una jornada de trabajo sin tenerla que cargar.

Precio y disponibilidad

No tendréis problemas en encontrar el Lenovo Yoga 11S ya que lleva bastantes meses en el mercado. En cuanto al precio cambia bastante de algunas tiendas online a otras, pero se puede conseguir por 769 euros. Un precio que no está nada mal tratándose de un ultrabook.

Review

Aquí tenéis una pequeña videoreview en el que podéis ver el equipo en acción.

Conclusiones

70

En conjunto me parece bastante equilibrado, para mí los tres mayores inconvenientes serían como ya dije el brillo de la pantalla, la potencia de los altavoces y la duración de la batería. Estamos hablando de un equipo pequeño, pensado para tener una gran movilidad, pero al final tendremos que andar pendientes de tener una toma de corriente cerca. El rendimiento me pareció bastante bueno, cumple su cometido perfectamente, en todo momento se le veía mover el sistema con total solvencia, incluso con muchas aplicaciones abiertas. El tamaño lo encontré adecuado y no es muy pesado. El poder usarlo en modo tableta está muy bien y puede ser de bastante utilidad. Si buscáis un ultrabook que no sea muy caro este Lenovo Yoga 11S puede ser una buena opción para vosotros. La batería sea quizás el punto más flojo de este equipo.

Archivado en Análisis, Lenovo Yoga 11S, Portátiles Windows, Ultrabooks Windows, Windows 8
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Manuel dice:

    Sobre el poco brillo de la pantalla. Me pasó lo mismo pero resulta que por default trae activa la opción de BRILLO AUTOMÁTICO, que es independiente del brillo que nosotros le demos, la desactivé y oh sorpresa! ya se veía mucho mejor. Saludos.

  • […] para controlarse con los dedos. Si puntualmente necesitamos usar el modo tableta, modelos como el convertible Lenovo Yoga que hemos analizado permiten abatir el teclado, de forma que se puedan agarrar como si fueran un […]

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion