El “Escritorio” en tablets, ¿debería Microsoft mantenerlo en Windows 10?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

hp-stream-7-windows-8-1-10 Desde la llegada de Windows 8 con su interfaz Modern UI en todos los dispositivos, incluídos los escritorios y portátiles, los usuarios hemos sentido que había dos mundos diferenciados dentro de nuestros productos: por un lado teníamos el escritorio tradicional, al que era más complicado acceder, y por otro, la nueva interfaz con Live Tiles y pensada para pantallas táctiles. El cambio de un entorno a otro se hacía de forma algo incontrolada, y según que producto estábamos usando se ajustaba más o menos a nuestras necesidades.

El fracaso ha sido palpable, Microsoft ha dado marcha atrás y ha mantenido el Escritorio tal y como estaba accesible en entornos de escritorio, portátiles, pero también sigue disponible en cualquier tipo de tablet, sea del tamaño que sea. Con Windows 10, la gente de Redmon quiere poner orden, encajar bien las piezas de un puzzle tan grande como enorme es la cantidad de nuevos tipos de producto que van apareciendo en el mercado.

A escasos meses de la llegada de Windows 10 en su versión final y tras haber podido probar una cuantas tablets con Windows RT y Windows Pro en su interior, me surge una cuestión importante: ¿debe la aplicación “Escritorio” seguir presente en los productos tablet de de 10 o menos pulgadas?

Si, el escritorio aporta la dosis de productividad

Es cierto que con Windows RT la cosa cambia mucho, y es que no podemos hacer uso de aplicaciones tradicionales con formato “.exe”, limitando enormemente la instalacion de aplicaciones como Google Chrome o Mozilla Firefox. Pero en aquellos modelos que nos permiten instalar cualquier aplicación en su interior gracias a una versión completa de Windows, poder hacer uso de estas aplicaciones, aunque sea en formato escritorio y muy poco optimizado para el uso táctil, la productividad y utilidad de muchas de estas apps se vuelve innegable.

En mi experiencia, Internet Explorer 11 en su versión Windows 8 es un navegador bien pensado para el desempeño en paneles táctiles, sin embargo, si queremos manejar múltiples pestañas y hacer un uso más enfocado a ser productivo, más cercano al uso de ratón y teclado, las carencias del explorador en este sentido se vuelven innegables. Si Microsoft se deshiciera del Escritorio en modelos tablets pequeños y medianos, perderíamos todas esas aplicaciones que nos permiten centrarnos más en la creación de contenido tal y como lo hacemos con nuestros ordenadores de escritorios o portátiles, y nos llevaría prácticamente a un consumo de contenido con alguna pequeña dosis de productividad.

escritorio-office-tablet-windows-8-1-10

A día de hoy, poder contar con tablets pequeñas por menos de 100-120 euros con todo una versión de Windows completa en su interior es un punto importante para muchos. Podemos conectar una pantalla y hacer uso de la aplicación escritorio como si delante de un portátil mismo estuviéramos, solo que podremos llevarnos el producto a cualquier lugar sin preocuparnos del peso. Es cierto que la potencia, memoria y otras especificaciones limitarán el uso que podamos hacer de ello, pero para una navegación moderada por la web, por ejemplo, puede ser un “pack” más que solvente.

No obstante, si Microsoft decide dejar el escritorio en formato tablets de menos de 10 pulgadas, se hace innegable que estas aplicaciones con formato “.exe” o la misma aplicacación “Escritorio” se adapta al uso de botones táctiles, aunque parece que la compañía ya ha pensado en ello.

No, el escritorio no está pensando para entornos táctiles

Para aquellos usuarios que prestamos algo más de atención a los detalles de si una interfaz responde o no adecuadamente a su uso con ratón y teclado o su uso en dispositivos táctiles, se nos hace incuestionable comentar el hecho de que el “Escritorio” no está de ninguna manera pensado para ser usado en tablets “asequibles”.

Cerrar o minimizar ventanas puede volverse en ocasiones una completa odisea, nos equivocaremos o pulsaremos dos botones a la vez en algunas de las ocasiones, es un diseño pensado para usar nuestros queridos ratones, y nada se ha modificado apenas para paneles táctiles de un tamaño no demasiado amplio.

Que Microsoft Office no tuviera una versión pensada para ser usada en tablets es algo a tener en cuenta, y para muchos de nosotros la única justificación de que Microsoft hubiera decidido mantener el “Escritorio” en este tipo de productos. Pero con una versión táctil de esta aplicación ofimática en camino, puede ser el momento de que Windows 10 apueste por una interfaz pensada en portátiles y escritorios, y otra centrada únicamente en una interfaz para usar con los dedos. Estas pueden interactuar en ciertos productos donde tenga sentido, por ejemplo cuando conectamos un ratón a una tablet de más de 10 pulgadas o un teclado, o cuando conectamos la pantalla de nuestro televisor a nuestra tablet de pequeñas dimensiones.

¿Perder la potencial productividad del “Escritorio” o contar con una aplicación no pensada para entornos táctiles que puede llegar a ser molesto en su uso diario? La solución, en mi opinión, ya debe estar más que pensada y reflexionada en los centros de trabajo de Redmon, y será posiblemente una decisión capital a la hora de atraer a los usuarios a consumir uno u otro producto en base al tipo de uso que el cliente quiera hacer.

Archivado en Escritorio Windows, Tablets Windows
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (4)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • jonathan dice:

    yo tengo una iconia w4 de 8 pulgadas y en realidad es incomodo el escritorio clásico teniendo en cuenta otros problemas es el de almacenamiento el cual es el que se debe reducir lo cual ni con una versión de 64 gb alcanza porque Windows ocupa 18 gb y la copia de seguridad ocupa 7 gb limitando la instalación de los programas .exe

    • Yo tengo una Surface 2 y para mi todo lo relacionado con el escritorio es incomodo, ya he dicho muchas veces que no está pensado para pantallas táctiles. Con Windows 10 tendrían que sacar un explorador de archivos con interfaz Modern UI y potenciar las aplicaciones para tabletas.

    • Carlos dice:

      Amigo! Te paso un tutorial de como hacer que tu micro sd sea reconocido como disco local. Esto te permitira instalar aplicaciones .exe en tu tarjeta de memoria como si tuvieras un segundo disco.

      🙂

  • Alex Kidd dice:

    Solo aquellos quienes no hayan usado un Tablet Windows pueden pensar que es buena idea quitar el escritorio… a pesar que en ciertas tabletas no puedas instalar aplicaciones convencionales .exe el escritorio no solo es un excelente administrador de archivos sino que lleva consigo una infinidad de opciones tales como acceso a redes, al registro, configurar drivers y muchísimas mas cosas que ni el administrador de archivos mas completo que exista en iOS o Android es capaz de abarcar. Y lo mas importante de todo es que todo esto se hace mediante una interfaz que nos es familiar a todos. Un office táctil o un buen administrador de archivos para ModernUI no creo sean capaces de suplir lo que ahora se nos permite hacer en el escritorio. Y quienes piensen que solo genera confusión es por su propia ignorancia porque quienes usamos un Tablet Windows sabemos que es una herramienta muy potente que convierte los Tablet Windows en algo profesional y no en un juguete como es android o iPad.

  • Miguel625 dice:

    Yo tengo una Surface 2 y el único pero necesario uso del escritorio, es como explorador de archivos. Eso si, si no van sacar uno decente, que no me quiten el escritorio.

    • Maruja dice:

      Ya lo tienes. Desde Windows 8.1, la aplicación de OneDrive también es explorador de archivos de tu PC. Permite la navegación, copiar, pegar, renombrar, mover…

      • Miguel625 dice:

        Lo de One Drive lo se, pero en este caso me estaba refiriendo a otro tipo de explorador, no se si me explico bien. Un ejemplo: Cuando paso alguna película, serie, foto o archivos desde el móvil a la Tablet, o desde la Tablet al móvil o a un disco duro, uso el escritorio, me resulta más cómodo. De todos modos, gracias por la información

  • pichichi dice:

    Tengo la Surface 2 con Windows RT 8.1 y está claro que no puedo instalar programas x86 de escritorio clásico, PERO NO QUIERO QUE ME QUITEN EL ESCRITORIO. Ejemplos: abres el escritorio-Internet Explorer de escritorio, Spotify, y lo tengo sonando en segundo plano continuamente. Si me voy al explorer táctil, en cuanto cambias de aplicación deja de producir sonido. Aparte está el manejo de Office -a día de hoy me resulta muy útil tener dos ventanas abiertas con el tamaño que a mí me dé la gana, cosa que en modo táctil será imposible. Y finalmente, el explorador de archivos clásico, las herramientas administrativas (que, aunque no sea muy útiles en RT, existen). Es decir, que me aparto de las nuevas tendencias.. ME ENCANTA WINDOWS RT EN SU FORMATO HÍBRIDO ACTUAL. Y creo que no soy el único, según leí en su momento en The Verge, Windows Central y demás.

    • andres dice:

      Pichichi lo del sonido que mencionas es relativo. Creería que depende mas del desarrollador del app si se mantiene o no sonando en segundo plano. Yo uso para música el app deezer que es como un servicio de competencia con spotify y me pertime sonido en segundo plano, al igual que la aplicación de Xbox music que viene por defecto del sistema.

  • Carlos dice:

    Buenas, Tengo una tablet con w8.1 y si bien el escritorio clasico no esta muy pensado para pantallas tactiles utilizo muchisimo, es mas, he instalado una aplicacion que te pone el inicio clasico de windows 7.

    Soy IT y me gusta tener un panel de control, un administrador de equipos, un administrador de dispositivos etc en unos pocos clicks, y no tener que usar la lupa (buscador) para cada cosa que necesite.

    Pienso que si solamente voy a utilizar el inicio moderno con las aplicaciones metro, no tiene sentido que una tablet tenga windows, para ese tipo de usuarios estan las tablets android y ipads. Ojo, no discrimino, solo que uno deberia de saber lo que compra y el uso que le dará.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion